El peso

La sangre, caliente, debe estar corriendo más rápido de lo normal dentro de su cuerpo. La emoción, la adrenalina y el miedo serán servidos como un coctel cuando se siente frente a la computadora a escribir. Y, tan rápido como le permitan los dedos, escribirá y describirá cómo fue el primer debate entre los dos candidatos gringos. Cómo fue ser parte del primer debate de dos candidatos gringos. Cómo fue estar, como periodista latinoamericano, en el primer debate de dos candidatos gringos.

Con millones de pensamientos en su cabeza, y con la sensación de que va a explotar de un minuto a otro, se acostará en la cama del hotel que la el Departamento de Estado de Estados Unidos dispuso para los periodistas invitados.

Estoy asumiendo, obvio, pero creo que hay dos posibilidades: que, después de escribir su reportaje, se sienta el hombre más poderoso del mundo. O, al contrario, esté tan aterrado que sienta que la espalda le duele de una manera anormal, porque el mundo empezó a pesar muchísimo más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s