A dónde

No sé a dónde quiere ir. Pero se aleja cada día más. Pero se encierra en sí misma. Está escondida, y todavía no estoy segura de si soy la única que no la encuentra o los demás tampoco lo hacen.

Cuando le conocí, vivía a través de una frase que repetía todos los días. “Dar. Dar. Dar hasta que te duelan los brazos”. Hasta que los brazos le pesaron demasiado. Dejó de repetir esa frase, y se transformó completamente.

Mientras tanto, el paralelismo con el que comenzó esta amistad comenzó a romperse. ¿Hacia dónde íbamos? No sé si nos acercábamos y alejábamos por decisión propia, o era un simple resultado de cada personalidad.

Hoy, más lejos que nunca, no me escucha ni le oigo.

No sé a dónde quiere ir. No sé a dónde quiero ir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s