Mi almuerzo de libertad

Me desperté a las nueve para ir a ver el partido de los equipos ingleses Arsenal – Stoke City en un pub irlandés, con un amigo danés. Él y todos los demás, querían que gane el Arsenal. Yo estaba más bien neutral, con mi camiseta negra como diciendo que no iba por ninguno, a pesar de que me emocionaba cada vez que le veía al chileno Alexis Sánchez.

SÁBADO1

Al término del partido, cada uno se fue por su lado, caminando en un Boston lluvioso y bastante frío. Compré 2666 de Roberto Bolaño, porque quiero terminar el año de la mano de uno de mis escritores favoritos. Al salir de la librería, en la Newbury Street había una cantidad de gente en paralelo con la vía. Un grupo de corredores, en ropa interior con modelos navideños, terminaba su carrera en medio de gritos de felicidad.

SÁBADO2

“For the kids. Everything for the kids”, dijo una de las chicas que tenía un sostén rojo que combinaba con su calzón y el sombrero de Mamá Noela.

SÁBADO4 SÁBADO3

A la vuelta, en un tren más tranquilo, empecé a leer a Bolaño. Este escritor es increíble. Al escribir, es capaz de trasladarte enseguida a los espacios que recrea con personajes que crea. Por eso, casi me olvido de ir a una de esas tiendas gigantes, que aquí llaman mercado. Tenía la importante tarea de hacer mis primeras compras, con un único billete de veinte dólares en la billetera. Haciendo magia, compré una funda de lechugas, dos tomates, veiticuatro rodajas de pan, una caja de tés, una funda de manzanas y otra de plátanos deshidratados.

A la vuelta me encontré con otro ameno grupo de Papá Noeles, que esperaban el tren como todos los demás.

SÁBADO7

Finalmente llegué a mi departamento, con la funda con la comida de mi primer almuerzo. Mi almuerzo de la libertad, que consistió en un pan con lechugas y tomates. Por supuesto que me quedé con hambre, pero estoy bastante contenta. Mientras escribo tomo el té de canela, con agua calientita recién hervida en una tetera (¡mi primera tetera! Creo que nunca me imaginé escribir eso jaja). Eventualmente empezaré a hacer mi propio arroz, cocinaré pasta… Quien sabe, y no soy tan carishina como siempre creí.

SÁBADO5

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s