Acompañada

Había oído muchas veces decir que la música es como un acompañante, que está contigo siempre y te ayuda a sentirte menos solo. Hoy puedo afirmar que es cierto.
Los dos días que pasaron han sido difíciles para mí, porque he enfrentado nuevas situaciones. Momentos tan simples como el desayuno: sentarme en una mesa desconocida, con comida que tiene un sabor diferente a lo que estoy acostumbrada, no conversar con nadie y mirar por la ventana mientras siento que no puedo controlar mis emociones y las lágrimas salen solas. Durante el almuerzo lo mismo, a pesar de que minutos antes estaba contenta por haber encontrado una linda Iglesia con la imagen de la Virgen de Guadalupe a donde ir a rezar.
Hoy me compré unos audífonos verdes, que tienen alguna cuestión que aísla el sonido. El rato que puse “Bottle of Poison” de Portland, algo dentro de mí hizo ‘clic’. Dejé de sentirme tan sola y entendí eso que leí alguna vez, “la soledad no es estar solo, es estar vacío”.
Por primera vez me senté a almorzar sola y no lloré. Hoy estoy acompañada, varias voces me cantan al oído. Así nunca estaré vacía.

IMG_1994.JPG

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s