La aventura del Sukini

Analojienlamadrugada llega a lugares inimaginados y hoy le tocó trasladarse a la cocina.

Contexto. El lunes en la noche fui a la casa de mi amiga Sofi y estaba su primo Esteban Larrea y su hermana Tere. Comimos un espagueti que cocinó la Sofa, después de ver “Los ojos de Julia”. Como son vecinos, el postre fue en la casa de a lado; sobre la mesa había comida y un recipiente con una ensalada. Las lechugas eran del huerto del Juanfer, el hermano mayor.

Sukini analojienlamdrugada

Comimos un par de pizzas, más ensalada y finalmente el postre. Cuando llegó el Juanfer le pedí que me enseñe su huerto; en el patio trasero de su casa tiene todo organizado. Por un lado están las hierbas para hacer té (Manzanilla, Romero, Menta, Cedrón), y más allá perfectamente estructurado lo demás. Hay varias líneas de productos, que se separan por canales de tierra para que cuando llueve el agua no inunde y mate a las plantas.

El Esteban haciéndose el chistoso.
El Esteban haciéndose el chistoso.
El Juanfer y el Esteban, aparentemente posando.
El Juanfer y el Esteban, aparentemente posando.

Tiene sembrado lechugas, tomates, pimientos, cebollas y más legumbres que ahora no me acuerdo. Pero todas están sanas y están perfectamente ordenadas, lo cual habla tanto de su dueño como de la excelente tierra en el Ilaló.

Me regaló un Sukini y unas matitas de Manzanilla. Yo le prometí contarle qué me pareció; a la mañana siguiente salí para mi casa, cuando llegué a mi cuarto me di cuenta de que lo había dejado muy bien guardado en la refrigeradora de la Sofi. Hoy, un día después, subí en la bici 2 kilómetros hacia arriba para recuperar mi vegetal y cumplir mi promesa.

La Sofa con la lechuga para la Mariz.
La Sofa con la lechuga para la Mariz.

Volví y me preparé una ensalada (o algo así). Estuvo delicioso. En un plato puse el sukini cortado en rebanadas, encima pedazos de queso y salpicados de pimienta y más cosas que encontré en la despensa de la cocina. Los metí al microondas 45 segundos, les puse aceite de oliva y balsámico. En otro plato mezclé arroz con atún y tuve un festín por almuerzo. Comí en la sala, frente a la televisión mientras Argentina le ganaba a Holanda en penales. Una comida deliciosa, un resultado no tan bueno pero en general me sentía feliz.

Un éxito el huerto del Juanfer. Hace un rato comimos con mis ñaños y mis papás otra vez sukini. A todos nos gustó, y si no me cree “vaya y pregunteee…” jejeje.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s