Camilón comilón

Era un día como los demás. Nos sentamos frente a la profesora con las piernas cruzadas, sobre una alfombra gris. Ella, que se llama Gaby, nos leyó un cuento. Camilón comilón de Ana María Machado.

Nunca antes nada me había gustado tanto, como la historia del cerdito glotón. No sé si le pedí a mi mamá que me compre el libro, o cómo fue que conseguí tenerlo en mi mesa de dormir, pero desde ese momento se convirtió en mi cuento favorito. Aún no sabía leer, pero conocía todos los detalles y me guiaba por los dibujos. Si mi mamá no podía leermelo, me lo contaba yo misma. Una y otra vez, aprendiendo así que no existe un fin para la imaginación.

Tal vez sea que he moldeado mis recuerdos de acuerdo a cómo quiero pensar sobre mí misma, pero podría jurar que desde que me enganché con la historia del cerdito quise escribir una yo. Y crecío mi necesidad por conocer nuevas vidas, como las de los cuentos de la editorial El Barco de Vapor.

Desde hace mucho años que tengo a Camilón presente. Fue lel puerte que me llevó al mundo fantástico de la literatura. Y seguirá conmigo siempre, acompañándome en mis pasos por contar mi propia historia. Así de importante es la literatura, así de fascinante. Un libro puede transformar una vida, como hizo con la mía.

Camilón comilón

 

Anuncios

3 comentarios sobre “Camilón comilón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s