Sigo jugando

Balbuceo. A veces también hablo bajito, otras me dejo llevar y el timbre de mi voz llama demasiado la atención. No sé qué hacer, me asusto. Lloro. Me seco las lágrimas, me miro al espejo y vuelvo a poner play en la película que estoy rodando. Empiezo a caminar. Respiro. Sonrío. Me olvido.

El Esteban dice que debo dejar de pensar que mi vida es una novela, porque como toda historia necesita una trama. O sea, problemas que deben ser superados por los personajes. Y, para cumplir con mis expectativas, me invento situaciones, a veces enemigos o posibles accidentes que sirvan como punto de giro.

Y mientras trato de seguir el guión, me pasan cosas que no estaban planeadas. Me salgo de las líneas. Juego a ser varios personajes dentro de la misma historia. Le confronto a la narradora, a mí misma, para poder lograr mejorar la trama. Los personajes cambian, los quiebres a veces no son tan fuertes como me esperaba… Pero el climax se mantiene. O al menos, la ansiedad constante me dice al oído que con cada paso mantengo entretenido al público. A veces los demás, a veces sólo soy yo.

Me acerco, me alejo. Sigo jugando.

Anuncios

2 comentarios sobre “Sigo jugando

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s