Tripas

A las ocho de la noche llegamos al restaurante donde venden las mejores tripas en Cumbayá, el Esteban, el Santi y yo. El local estaba repleto. Deben haber habido entre ocho a diez mesas, en las que más o menos cuatro personas podían sentarse. Nos quedamos hasta cerca de las diez, y cada vez llegaban más comensales. ¡Cómo no si las tripas han sido riquísimas!

Hay dos opciones: tripas con mote o papas. En el fondo del plato hay un caldo de algo, y esa es una de las razones por las que hay que comer con cuchara.

Al principio dije que no quería, pero al ver los platos que les pasaron al Esteban y al Santi, no dudé en pedir el mío. Las tripas tienen un sabor especial, entre raro, divertido y suave. Son como chiclosas y tienes que morderlas bastante. Como acompañamiento está el ají de la mesa que tiene un picante perfecto.

Los tres platos y tres colas fueron la comida de la noche. Conversamos y nos reímos, como siempre que estamos juntos. El Esteban dijo que él en algún momento quiere volver a vivir en Ecuador, porque éste país es el más lindo del mundo. Le pregunté por qué y me mostró el local donde estábamos. Por más orden que haya en Canadá, él prefiere las tripas, la Pilsener y todo lo que hay en Ecuador. Igual el Santi, que después de todos sus viajes como dice él, se dio cuenta que nuestro país es mucho más lindo que cualquier otro.

Salimos de las tripas, pagamos y nos fuimos. Una gran noche con unas gran tripas y los mejores amigos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s