Yo no tengo nada que decir

Terminé mi clase un poco ajetreada. Son las últimas semanas, tengo trabajos que empezar a hacer, seguir y terminar. Todos los días me despierto con la misma convicción, y en mi clase de Autoconocimiento aprendí que hacerlo de ese modo funciona.; llegué a mi casa con una lluvia torrencial. Los rayos iluminaban toda Cumbayá y nos advertían que el clima, como pasa a veces en esta ciudad, es tan coqueto como engreído.

El Martín me abrió la puerta y me encontré un árbol a medio poner y cajas en la sala. Navidad llegó a mi familia. Este año lo ha hecho antes de lo normal.

No había luz. Estuvimos los tres a oscuras hasta eso de las 9 y mi papá se nos unió. Algo decoramos la casa y después de comer cada uno se fue a su cuarto.

Mañana mi abuela Piedad va a salir de Quiteña Bonita en su Club de la Memoria. Con mi Ma vamos juntas.

Yo no tengo nada que decir, a mí me gusta contar.

image

Anuncios

2 comentarios sobre “Yo no tengo nada que decir

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s