Cuatro

En mi casa se habla de fútbol digamos que el 90% del tiempo. En mi adolescencia, como no, me rebelé con ese deporte y odie intensamente ir al estadio. No quería saber nada de arqueros ni delanteros, peor entender la diferencia entre un mediocampista… No quería saber nada porque yo no podía jugar. Además estaba harta de ir todos los domingos al estadio. A mí me encantaba el fútbol, porque sentía que era algo que me diferenciaba de las demás niñas. Pocas veces he estado tan orgullosa como cuando mis compañeros se sorprendían por cuánto sabía de los goles del fin de semana y las nuevas contrataciones en el campeonato nacional. Tenía 12 años, era buena para el fútbol, estaba en la selección y hablaba de cosas que “eran para hombres”.

Pero entré a primer curso y tuve un accidente. No más fútbol para Ana María. Toda mi secundaria.

Por suerte esa etapa está superada y ahora, a pesar de que ya no me obsesiona el fútbol como lo hizo en mi infancia, otra vez me hace feliz.

En mi casa con cuatro hombres y dos mujeres, el fútbol es indispensable. Hace un rato, por ejemplo, llegó mi papá de entrenar y me alegró verle con su facha futbolista. Los gemelos ya duermen porque entrenaron más o menos tres horas en un equipo y el H sigue jugando hasta las 11 de la noche.

Con mi mamá nunca hemos sido porristas, porque somos parte del partido. Estamos ahí y gritamos los goles. A veces también lloramos a escondidas de la emoción. Nos sentamos a ver el fútbol y escuchamos cada repetición de jugada que tengan por contarnos.

Además está el Esteban. Él piensa en fútbol -diría yo- el 99% de su tiempo. Cuando un profesor en una clase me dijo que el deporte no era profundo, casi me levanto a insultarle. Cómo puede decir que una de las cosas más trascendentales de mi vida no es profunda?

Ahora hay fútbol para Ana María, porque siempre hubo. Intentar describir con palabras cuando entras a la cancha es imposible. Te enfrentas a miedos y fantasmas personificados en el otro, que poco a poco se van superando.

Y como esta entrada es de fútbol, me robo una foto de Internet que es una recración de la mano de Dios, o Maradona en el mundial de México 86. 

Anuncios

Un comentario sobre “Cuatro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s