Para que tomarse todo tan serio

El Esteban es algo así como el rey del chiste para mí. Hoy me dijo algo que me encantó: ayer jugando fútbol se golpeó el dedo chiquito de su mano izquierda. En la mañana, antes de su trabajo como entrenador, se fue a hacer ver en la clínica. Según él , el doctor que le atendió le vendó y le dijo que tenía una lesión de 3er grado: “porque en la mano solo puedo usar tres dedos”. Obvio que no fue así, pero a mí me hizo reír. Hay cosas que no hay que tomarse tan en serio, primera clue del día.

Mucho más tarde, un amigo me contó que estaba estresado porque en su trabajo su jefa era injusta en relación a su esfuerzo. Él sentía que estaba dando todo pero que ella no reconocía nada. Le dije que no se haga lío, que como él ya se va de viaje igual va a tener que renunciar. Además de que es solo un peldaño que él debe dar, porque no es el fin de su vida; eso me hizo cuestionarme sobre dónde está el techo. Una vez mi papá me explicó que el cielo es el límite y creo que tiene toda la razón. En una quote motivadora para deportistas, leí algo así como que el límite está donde queramos que esté. Siguiendo esa premisa, me imaginé a mí misma abriendo una puerta. Han visto esas propaganda en que se usa la metáfora de ‘abrir la puerta al mundo’? Bueno igual, solo que creo que el mundo ya no puede ser dibujado como un caminito amarillo. Ahora hay muchas otras cosas y bueno si en el sendero nos encontramos con leones que buscan valentía, es una razón más para buscarle un sentido a la vida. Entonces, concluí que mi amigo no debe aguantar que una tipa le trate mal a pesar de que él hace todo para que ella se sienta orgullosa de su trabajo, porque él sabe que ‘there’s another brick’. Y si sigo con la relación con El mago de Oz, hay que seguir el camino propio que no es amarillo, sino de todos los colores.

En ese camino me he encontrado con gente que hace de mi vida sea tranquila y que le de la cantidad de importancia a las cosas, de acuerdo a cuánto se merecen. El Esteban, por ejemplo. Tenemos una relación que da brincos, tiene picos que suben y bajan, pero al final del día siempre encuentro un mensaje en Twitter. A pesar de que no me ayude a pintar de blanco mi pared, llena de color todo lo que toca.

Para qué tomarse todo tan serio? Para ser un tipo gris que camina por la calle siguiendo el camino de los demás? No me refiero a dejar de seguir ciertas reglas, sino a pensar hasta qué punto vale la pena tomarlas como principio de vida. En el mundo hay tanto por disfrutar, que si solo nos regimos por el PARE de la calle, no podemos ver cuándo el semáforo se pone en verde.

(Voy a poner una foto que me tomó hoy mi amiga Sofa. Estoy con la Mariz, con quien hacemos un blog que gira alrededor del reciclaje: DeccoDisegno. La foto me encantó).

_MG_8274

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s