Sueño por un sueño

Quise entender a los chilenos y por eso entré a ver un documental sobre Santiago. Me dormí en el intento. Ví El otro día, Ignacio Agüero, que formó parte del festival del cine EDOC

Fue una mala decisión desde el principio. No me fijé bien sobre qué trataba el documental, ni el tiempo que duraba, lo único que me importó es que hable de Chile. Quería Chile para así poder entenderle un poco al Esteban; cuando le conté que había dormido la primera una hora treinta y que me salí de la sala, me contestó algo que debí haber sabido desde el principio “no necesitas documentales para entenderme. Lo único que necesitas es el fútbol”. Tan fácil como eso. 

Me imagino que el documental debe ser muy bueno. De lo poco que vi, reconocí algunas cosas interesantes: la idea de la concidencia y que a pesar de lo mucho que se intente, lo que pasó como coincidencia nunca más se repite. Además de la intención del director por mantener una cercanía con distintos personajes. Dar la visita a quien me visita. 

De la sala de cine salimos riéndonos con el Miguelito Molina. A mí me pareció chistoso cómo se fueron desarrollando las cosas. De qué manera las cosas no funcionan cuando se predisponen. No hablo en general, sino lo que pasa en mi propia vida. 

Tengo mucho que aprender sobre el Esteban. Chile es parte de su historia, pero eso no quiere decir que voy a lograr entenderle con un documental. Mucho menos cuando intento que todo sea tan forzado. Espero que Chile también venga hacia mí. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s