De generaciones

Ayer en la noche entré al cuarto de mi abuela Leonor y le encontré con su laptop leyendo el editorial dominical del Pájaro Febres Cordero. Me emocionó por algunas razones y entre ellas puedo subrayar las más importantes: su risa mientras leía lo que escribió ese gran periodista a quien yo admiro mucho, y que ella a su edad pueda lograr entrar sola a Internet. Esto último es importante tomando en cuenta los cambios tan radicales que han sucedido, sobretodo en los últimos años desde que ella fue joven y aprendió a relacionarse con los demás. Antes todo estaba impreso. Antes por supuesto que si mi abuela quería leer las noticias del día lo podía hacer, pero tenía que primero comprar la edición física. A pesar de que ahora no está subscrita al periódico que siempre ha leído, y prefiere algunos domingos quedarse en su casa con pijama, puede meterse en su computadora y buscar la opinión del Pájaro Febres Cordero sin ningún problema, más allá claro que el de sus pocos conocimientos de tecnología.

Es indispensable enseñar a las generaciones antiguas los cambios que se van desarrollando con los años. Que no se entienda que tienen que sentirse obligados a hacer cosas que no comprenden totalmente, que de alguna manera los hacen sentirse indefensos o después les generan frustración. Pero si mi abuela quiere releer el editorial del Pájaro para volver a reírse, una y otra vez, bueno que pueda. Siempre que se mantenga dentro de sus posibilidades, yo creo que con ayuda ella va a poder conocer ese mundo increíble que es el Internet. Es cierto que hay que llenarse de paciencia para decirle cuantas veces necesite que después de terminar de escribir el mail tiene que poner ‘enviar’. Pero en todo caso, es emocionante cuando ella se ilusiona de poder mandar y recibir mails religiosos de sus amigas.

Son nuevas formas de comunicarse. Si antes todos lo hacían, ahora tiene que pasar lo mismo. Son prácticas que se transforman o regeneran. El tiempo cada vez pasa más rápido pero somos nosotros quienes nos encargamos de aprovecharlo. Por eso para mí es muy importante ayudarle a mi abuela a entender un poquito de Internet, para que si así quiere, esa también sea otra forma de llegar a Dios. Cada quien decide sus preferencias, solo se necesita educación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s