Verde

Amo el color tan verde de mi pared. Cada que entro a mi cuarto me alegro y parece que esto también les pasa a mis hermanos gemelos. Mientras yo estoy en la computadora, ellos vienen a acompañarme. Se sientan y conversamos. Al Martín le pareció una buena idea coger los cojines y ponerlos como si fueran una cama. Los dos se acuestan en el suelo, en medio de mi desorden y me cuentas su día: los chistes que hicieron en clase, como parece que al profesor no le gusta bañarse [“Pero si yo nunca le he olido”, dijo el Andrés. Y el Martín le contesta, “dile que no entiendes nada para que se te acerque. Y te fregaste del olor, es terrible”], de sus compañeras que cada día se ponen más guapas (no me han dicho, pero yo asumo que en el fondo eso creen), y así de todos esos temas tan indispensables en la adolescencia.

A veces les tomo fotos. No son modelos ni yo fotógrafa, pero sí nos divertimos cuando estamos juntos. Mientras les digo que se paren o sienten, que pongan cara seria, nos reímos bastante. Más que nada yo les oigo y a veces les digo lo que pienso. Por ejemplo el otro día intenté convencerles sobre una situación que para ellos es dramática de una fiesta a la que no quieren ir. Ni bien entró el Martín, ya el Andrés le advirtió “prepárate para el sermón”. Y en efecto les dije lo que creía, a pesar de que sé que realmente no me van a hacer caso.

Las fotos no cuentan cosas en sí, ni pretendo que sea una sesión. Solo me parecen divertidas porque juntan la pared que tanto me gusta y a mis hermanos que son casi todo para mí.












Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s