El tráfico desde el auto

Por esas cosas salí de mi casa con mi cámara. A eso de las 5 de la tarde empecé la bajada de Quito a Cumbayá. Como ahora es normal en la capital, el tráfico parecía estancado, los conductores todos son/somos histéricos… Generalmente yo prendo la radio y alterno entre dos estaciones: 101.7 Radio Sucesos o 91.7 Radio Visión, para así pasar el tiempo mientras hago lo posible por llenarme de paciencia, carro tras carro, acelera y frena sin olvidarse del embrague y los cambios con la palanca…

No siempre pongo toda la atención en lo que el locutor dice, pienso en cualquier otra cosa, o veo el celular. Me meto al Twitter y a veces escribo en 140 caracteres las ‘tonteras’ que concluyo para no aburrirme. Como por ejemplo hoy sentada esperando en fila, empecé a analizar las distintas personalidades de la gente, no se me ocurrió mejor cosa que publicar: Hay personas que parecerían estar hechas de azúcar, otras de polvo de hornear y así sucesivamente… #reflexiones #delanada#mientrasmanejo.

Miré por la ventana y la avenida 6 de Diciembre tenía una luz tan especial que supe que quería esa foto. Saqué mi cámara y empecé a tomar lo que estaba a mi alrededor: una calle de bajada con dos carriles de carros en un desorden ordenado, en la mitad gente que vendía fruta por el mismo espacio por el que simultáneamente pasaban algunas motos. Era una escena especial, con ese sol de atardecer en Quito, el que hace que las ventanas de los edificios viejos brillen, se nuble un poco la vista y con sus últimos rayos caliente poquito.

Enfocaba y la foto. La gente de los carros de a lado se sorprendían de que alguien, sentada en el asiento delantero, estuviera con una cámara en las manos en vez del volante que sería lo racional; la verdad es que disfruté tanto del momento porque encontré ángulos y perspectivas que no se lograrían de no ser por la posición del auto. Intentando demostrar el punto de vista del chófer, quien se supone que siempre debería estar viendo para adelante… Pero claro, no siempre lo hace. Si se está en el tráfico, cualquier cosa llama la atención, desde la mujer que se pinta los labios y quienes parecen sus hijos saludan insistentemente con las manos, los que cambian del carril imaginario porque creen que así acortarán la distancia… En fin, adelante sí está el camino a seguir, pero con cada parada el panorama es distinto.

Tengo que admitir que sí me dio un poco de miedo, lo cual le puso intriga a una situación que para mí se convirtió en una aventura. Miedo de que pase algún improvisto, medio previsto la verdad, y que de repente me encuentre arrepintiéndome por haber chocado el carro de adelante o solo insultada por los que iban atrás por demorarme en bajar el metro que siguió el carro de adelante. Gracias a Dios no pasó nada. El sol me ayudó y bueno la música de ese momento se encargó de ambientar mi posible preocupación.

¿Cuánto tiempo habré estado ahí parada? ¿Me demoraría una media hora en bajar más o menos un kilómetro? Quién sabe. Lo cierto es que la mejor distracción fue dedicarme a tomar fotos de los carros y la gente que caminaba entre ellos. Además por supuesto de las sombras, quienes siempre están dispuestas a sorprenderme.

Finalmente llegué a la curva final, guardé mi cámara ya medio al apuro, volví a poner primera y seguí. Comencé a tararear la canción que ese rato pusieron en Radio Sucesos y mi camino siguió con los datos que Ramiro Diez, el locutor, contaba a su público sobre las neuronas. Por supuesto que el tema dejó de interesarme y por eso cambié al reprisse de las noticias del día comentadas por Diego Oquendo periodista de Radio Visión.

Así seguí: frene, acelere, cambie de marcha, cambie a una más fuerte, vuelva a la anterior, frene y estático… Una y otra y otra vez.

Hasta que el camino llegó a su fin. Parqué en la vereda de mi casa, me encontré con mis hermanos y mi mamá. Me saqué los zapatos, dejé la cartera a un lado y me acomodé, me senté en el sillón de la sala y me puse a coser.

Anuncios

2 comentarios sobre “El tráfico desde el auto

  1. Excelente articulo, es la situación en la que todos nos encontramos cada día y sin embargo no la aprovechamos de la misma manera. Interesante manera de aprovechar un momento de extremo aburrimiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s