Carta abierta

¿Cómo es la dinámica de esto? ¿Yo escribo todo lo que creo y después recibo una respuesta? Bueno, no pierdo nada intentando. 

Querida,

Primero, claro, te saludo. Te cuento que en Quito hace frío y llueve, pero también sale el sol y generalmente las figuras que hacen las nubes me divierten. Te repito, está frío pero nada que un saco no pueda cuidar. Esta ciudad sin ti no es lo mismo, la verdad es que extraño -utilizo el cliché porque se que te gustan esas expresiones-, quienes fuimos alguna vez. La lluvia no es la misma sin caminar contigo bajo un paraguas, ahora ya no me da ganas ni de mojarme.

¿Tengo que escribir cronológicamente? Y si, ¿de repente me da un arrebato de furia? ¿Qué hago? ¿Sigo la línea de lo políticamente correcto?.

Te escribo esta carta esperando que llegue a tus manos antes que alguien más la lea, pero quién sabe. Ahora no se puede confiar ni en los carteros, todos somos tan curiosos que no se si me da pena, iras o gracia. En todo caso, quería contarte sobre mi nueva gata. Tiene un nombre del todo ridículo, seguro si hubieses estado aquí le habrías dado una identidad menos frívola porque tendrías toda la razón, ella no tiene la culpa de mi desastre. Es gris y tiene unos ojos muy chiquitos. Es traviesa, a tal punto que mi papá decidió prohibirle la entrada a la casa, pero realmente ni mamá ni yo le hacemos caso. También apesta, a pesar de que siempre se ha dicho que estos son los animales más limpios; creo que te alegrará enterarte de cómo llegó a mi familia la ‘Sánchez’: mis hermanos gemelos estaban de vacaciones del colegio y un día con su primo decidieron ir al cine. No sé si llegaron a alguna película, pero sí a la casa con un conejo y un gato. Desde la primera noche fui yo quien empezó a hacerse cargo de los animales, más del gato porque los conejos me parecen mas bien aburridos. Para no alargarte, el gato resultó ser la Sanchez y el conejo tuvo un trágico final, aún no encontramos sus restos. La gata es mía y todos le odian porque se ha encargado de ensuciar (casi) cada cuarto de mi casa. Pero es muy linda y ronronea. Este rato está acostada conmigo en mi cama y de vez en cuando tengo que taparme la nariz.

Te cuento que, al fin, ya no soy abogada. Yo se que dejé la carrera hace algún tiempo ya, pero eso no quiso decir que no continuara pensando y actuando como si siguiera perteneciera a la función judicial. Creo que un día solo me desperté y en las sábanas se quedaron los restos de quien fui, para así levantarme y volver a dar los pasos dentro del camino que siempre quise: poder escribir a cualquier hora y donde sea, de lo que quiera. Por ahora no es que tenga un público así determinado, por lo que me permito resbalar entre mis sentimientos y la ¿realidad? en la que vivo. Ahora todo lo entiendo como un posible tema para trabajarlo sentada en cualquier parte de mi cuarto. Por ejemplo hoy vi dos capítulos de la serie Friends, de los que podría tratar varias ideas, entre esas la de analizar al medio (Warner Channel) para comprender cuáles son los mensajes que indirectamente llegan a los televidentes. Este momento no quiero, prefiero referirme a lo que tengo a mi alrededor: peluches, el olor de la Sanchez (que ya le pedí a mi hermano Andrés que la lleve afuera por miedo de que pase a mayores); este rato llegó el gemelo Martín con un cd, que es una invitación para la fiesta de 15 años de una ex compañera del colegio. Los primeros 04:03 minutos fueron una canción de reggaeton y ahora sigue Enrique Iglesias. Estamos algo así como perplejos y me pregunta, “¿qué querrán que hagamos nosotros con este cd?” y yo le contesto, “¿ponerle en el carro?”, se fue a coger la otra parte de la invitación que, como te imaginarás, es una caja de discos. Busca la fecha, pero solo encontramos la dirección de la fiesta. Me acuerdo cuando tú me hiciste un cd en francés y yo lo oía cada vez que me subía a mi carro, nunca aprendí ninguna canción por lo que no pasé de tararear una que otra melodía. Sigue guardado en la gabeta, si mañana me acuerdo lo pongo en el radio. Prometo.

¿Continúo contándole de mi vida? ¿O ya es hora de pasar a la razón de la carta? ¿Tengo que explicar que realmente es una carta que será pública?

Quisiera contarte también que ya tengo una banda de rock favorita y (casi) la encontré por mí misma. Ahora ya entiendo esto de los gustos adquiridos y realmente me doy cuenta que todo es así en la vida. No se si hay algo que me guste tanto desde que tengo memoria, tal vez jugar fútbol pero eso también lo aprendí, nada que sea una tradición completamente egoísta. Me gustan los libros, pero porque mi prima Isa me enseñó a leer, escribo desde que ella también me leyó sus propias historias de Harry Potter y quise hacer las mías. Podría seguir de largo, lo único que quiero mostrar es que ahora me siento como una esponja que todo lo quiere absorber, quien diría que después de tanto oír rock en el carro del Roberto, terminó gustándome; en mi casa me dicen que soy una ‘camisetera’ porque me hice del Deportivo Quito. Que en parte es por mi amor al Esteban, así como hay algo en esos colores que llaman mi atención. Yo se que en el fondo tú también eres de ese equipo, aun que creo que es tiempo de dejar de suponer cosas tuyas para al fin dejar que tus actos hablen por sí solos. Entonces, tú dirás. Que sepas que en el Atahualpa, yo siempre reservo un puesto para ti.

¿Y ahora que se me olvidó para quien iba la carta, si para mí o para alguien más?

Espero que no te molesten uno que otro tachón, además de las manchas de tinta. Me conoces lo suficiente como para perdonar mi desorden. Ojalá algún día leas esta carta, puedo perfectamente escribir tu dirección pero el cartero (¿destino?) puede confundirse.

Cuídate mucho, acuérdate que se puede encontrar una vida dentro de los libros, pero compartir lo que lees siempre es más gratificante.

Ana María.

Carta abierta a quien quiera o quien sea, que sabe perfectamente quién es. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s