El fútbol de hoy.

¡Qué buen fútbol el de hoy!

Me jale todas, las pelotas que llegaron a mis pies se fueron por las mismas y muchas gracias, pero me reí o, como diríamos aquí en Ecuador, ‘me mate de la risa’. En verdad de eso se trata, de disfrutar del juego más lindo del mundo. O, en palabras de Esteban de la Fuente Mora, de lo más importante de lo menos importante. Dicho y hecho.

Me duelen los pies porque jugué sin medias y con los zapatos de mi amiga. Corrí, corrí y seguí corriendo para coger la bola y patearla. No metí ni un gol, no hice ni un buen pase. Me caí y permanecí en el suelo, deje a mi equipo sin una jugadora porque los zapatos prestados empezaron a lastimarme el tobillo… Ni siquiera pude amagar a los jugadores inventados mientras corría con la pelota, pero solo seguí corriendo sin que nada me importe… Corrí, corrí y seguí corriendo porque esa es mi forma de ser libre, sin ninguna atadura.

“1, 2 y 3 pases. Ahora sí ya se puede meter gol”. Utilizamos nuestra propia forma de entrenarnos para así lograr una mayor interacción grupal. “(…) y la que se jala, una botella de cerveza”, se transformó en “(…) cada equipo pone una cerveza por gol que le metan” así seguimos, “(…) la que meta mano pone una botella de Zhumir” y terminó en “(…) por cada cabecita, una botella menos”. Hice tres, pero las botellas seguían contando. Perdimos, y después del partido que tenemos el sábado a las 10 de la mañana nos toca pagar al equipo lo que debemos.

Nos llamamos AMAYAS -que quiere decir ‘el principio del fin’-. Yo propuse el nombre, después de buscar en Internet: “nombres de equipos de mujeres”, “nombres para equipos femeninos”, “nombres más utilizados para equipos femeninos de fútbol”, etc. Encontré desde ‘tigras’, ‘las campeonas’, ‘venceremos’, hasta ‘solo mujeres’. Entre esas cosas, cuando ya no fui tan específica, llegué a una página donde ponían el significado de los nombres. De ahí salió Amaya. Y bueno, nos llamamos así y ganamos en nuestro primer encuentro futbolístico; el siguiente perdimos por no presentarnos, pero esa es otra historia.

Yo realmente creo que deberíamos usar algún tipo de código con el que nos entendamos solo entre nosotras. Algo así como cuando eramos pequeños y creíamos hablar algún otro idioma que no era el nuestro, “(…) cuando digo azul quiere decir que estoy atrás tuyo”. Por supuesto nadie me hizo caso y se me burlaron. Ni el día que les propuse, ni hoy que repetí. Una lástima, seríamos las más originales (jajaja).

Bueno, eso fue hoy. Un gran día.

Por otro lado, hoy también aprendí a rebelar fotos en cuarto oscuro. Es una de las experiencias más emocionantes. Esta vida tiene giros tan distorsionados, supongo que lo importante es saber disfrutar mientras la historia está en sus diferentes climax.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s