Te odie cámara análoga

Te odie cámara análoga porque eres la definición de lo preciso, la decisión y el orden. Para que una foto salga como la persona quiere tiene que saber cómo componer el momento, para así poder poner qué velocidad exacta necesita, en relación directa con la apertura del lente, el ASA/ISO, entre otras cosas, para que dependiendo del tiempo, la foto salga tal y como el fotógrafo así lo determinó. Es entonces, la definición de todo lo que en este momento yo no soy.

Te odie cámara análoga porque después de haber tomado las fotos, no pude verlas. Y sigo con la duda de qué tan malas me quedaron. Bastante negativa, debo admitir, pero estoy segura que las fotos que ayer tomé a mis hermanos y mi mamá en una escena reacreda de una comida elegante, salieron espantosas. Hoy, cuando me enseñen a rebelar, seguramente saldré del estudio bajoneada y dandome contra el mundo. Te odie cámara análoga porque no hay Photoshop que te arregle.

Te odie cámara análoga porque así sí se puede determinar qué tan buen fotógrafo eres, si sabes establecer las funciones de la cámara como debes para lograr lo que quieres. Odie porque pone en duda mi conocimiento sobre fotografía, el cual de por sí ya deja mucho que desear. Las fotos han de salir todas movidas, no porque yo quise que sea así, sino porque eso representa la verdad.

Te odie cámara análoga porque funcionas sobre la base de la nostalgia. Nostalgia de una novata como yo, quien la mayoría de veces no sabe hacia qué dirección apuntar para tomar la foto, siempre con la duda de que pueda existir otro ángulo que funcione mejor.

Te odie cámara análoga porque hiciste que me siente a escribir que te odio. Que te odio porque te tengo miedo, que te odio porque así, cuando finalmente vea las fotos que tomé, vas a dejar en claro lo bien o lo mal dentro de un terreno que quiera que se convierta en tierra firme.

Te odie cámara análoga porque representas una arista en mi vida que quiera poder decir que amo.

Te odie cámara análoga porque representas un reto más que me gustaría cumplir.

Te odie tanto que me quedo con la duda. Te odie tanto que me alegro, al final, de saber que al menos puedo sacar una conclusión de la primera vez que use una cámara análoga: que te odio porque ya no representas a la generación a la que yo pertenezco. Que odio la cámara análoga aunque voy a seguir tratando de aprender a usar una.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s